jueves, 7 de mayo de 2009

Permiso por duelo

Los permisos por duelo se conceden para asistir a los servicios funerarios de un familiar o de otra persona cercana al empleado y, en algunos casos, para atender asuntos relacionados con un testamento, cuando el empleado es albacea, administrador o heredero del difunto. Aunque su primera reacción tal vez sea de compasión y comprensión cuando oiga hablar de una. muerte en la familia, debe recordar que necesita ser justo con todos sus empleados y no sólo con los que sufren una pérdida, por más repentina o trágica que sea. La mejor forma de hacerlo es, tener una política escrita antes de que uno de sus empleados necesite un permiso poE duelo. Puede parecerfrío ^calculador contar con una normativa de fallecimiento por escrito, pero hacerlo así realmente evita demandas por trato desigual al ocurrir fallecimiento en la familia o de amigos de sus empleados; y no hayque olvidar que las emociones desempeñan un gran papel en las relaciones diarias del trabajo.

Puede poner en práctica casi cualquier política que desee a este respecto, siempre que sea congruente. A continuación presentamos algunas consideraciones qvfé deben tomarse en cuenta antes de poner en práctica una polaca:

¿Debe permitir permisos por duelo sólo de familiares consanguíneos, como cónyuges, hijos, padres y abuelos, o de familiares políticos? Si es así, ¿qué tan cercanos deben ser éstos? Por ejemplo, ¿debe conceder permisos en el caso de primos hermanos y segundos y tíos? En algunos casos, un primo segundo o una tía abuela puede ser un familiar muy cercano para un empleado. ¿Y qué hay sobre el amante del mismo u opuesto sexo con el que vive, o los socios domésticos reconocidos por algunas leyes civiles? ¿Debe otorgar permisos por el fallecimiento de los compañeros de cuarto de un empleado y sus familiares inmediatos? ¿Y qué pasa con los buenos amigos y las personas cercanas a sus empleados? Como puede ver, la situación se complica.

¿Cuántos días de permiso debe autorizar? Muchos patrones permiten tres días de permiso de duelo, a menos que el funeral se realice en un lugar lejano, en cuyo caso conceden una,semana, que por lo regular significan cinco días, los tresbasicos más dos de viaje.

¿Cuántas veces puede utilizar un empleado un permiso de duelo durante un período determinado, por ejemplo, un año? ¿Y los empleados que requieren valerse de ellos tres veces al año, en comparación con los que no lo requieren ni una sola vez durante un periodo de 10 años?

Podría considerar una política uniforme que proporcione a cada empleado tantos días de permiso alraño como puedan conservarse de un año a otro (para que les sirvan -cuando realmente los requieran), dejando la cercanía de la relación del empleado individual. Además, a los empleados se les puede permitir donar días de duelo no utilizados a otros que sí los necesitan. Esto permitiría que floreciera la conmiseración en su negoció, siempre y cuando proviniera de las decisiones voluntarias de los miembros del equipo, sin que intervenga la pesada mano de la autoridad.

También debe contar con una política uniforme referente a la asistencia a funerales y obsequios Conmemorativos por parte de representantes de la compañía. Probablemente la mejor política consista en permitir a los empleados hacerse cargo de esto de manera voluntaria. Si los miembros de un departamento o equipo desean emplear algunos de sus días de duelo para asistir al iwheral de algún familiar de un compañero de trabajo, pueden hacerlo. Si los trabajadores desean llevar a cabo una colecta para flores o para un obsequio conmemorativo para una beneficencia, es mejor dejárselo a ellos, de manera voluntaria, con la idea de que usted también podría decidir donar algo en su facultad de "jefe". Si decide dar dinero para un empleado, asegúrese de que su respuesta sea la misma para la pérdida de cualquier otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada